10 consejos para realizar con éxito una comida de empresa

10 consejos para realizar con éxito una comida de empresa

Seguro que ya estás pensando en la comida de empresa de Navidad. Es un acto tan importante para todos que una buena organización y planificación con tiempo es conveniente para que todo el mundo recuerde durante largo tiempo esta reunión.

Hay bastantes rasgos a tener en cuenta para que el conjunto tenga una valoración positiva. Y, por más insignificante que sea un detalle, hay que prestar la atención suficiente para que el resultado final sea perfecto. El éxito de una comida de empresa estriba en que todo el mundo se acuerda de ella durante gran parte del año.

Por tal motivo, ofrecemos 10 consejos imprescindibles para que la comida de empresa sea todo un éxito. Hay que evitar las sorpresas de última hora. Y, sobre todo, que todo el mundo esté feliz y satisfecho una vez se haya acabado el postre.

1.- El lugar como espacio

El restaurante elegido ha de reunir unas cualidades idóneas para que el ambiente sea perfecto. Un lugar con luz natural, con espacios amplios, con vistas al exterior, si tiene prestigio, tradición culinaria, si los alimentos son frescos o de Km0, si las críticas son positivas, si son especialistas en este tipo de eventos, si reúne el personal cualificado para atender adecuadamente a un gran número de comensales, etc.

 

2.- Buen ambiente

El entorno que se respira y se palpa en un restaurante es de vital importancia. Por eso, es necesario cerciorarse de que el lugar elegido es adecuado para mantener charlas distendidas, que la música de ambiente sea la adecuada, que la distancia entre mesas sea idónea, que no haya estrés por ruidos externos o internos, etc.

3.- Escoger el menú

Otro factor clave es la elección de la comida. Independientemente de los diferentes tipos de menús cerrados que se suelen ofrecer, también hay que tener en cuenta los platos de la carta. Las diferentes propuestas culinarias son básicas porque entre los asistentes hay pueden haber celíacos, intolerantes a la lactosa, gente que no le gusta los fritos, veganos, vegetarianos, etc.  Hay que observar con detenimiento las diferentes variedades de primeros  platos (ensaladas, sopas, cremas) y los segundos platos (tipos de carnes y de pescados), así como un buen surtido de postres y bebidas (vinos, licores, aguas, refrescos, zumos, tés, cafés, etc).
Y muy importante: hay que leer muy bien la letra pequeña para saber en el precio se incluyen las bebidas, el pan, el postre…

 

4.- El precio

A nivel económico, el precio es otro factor importante a tener en cuenta. Pero ojo, no sólo ha de valorarse el aspecto culinario, sino todo el conjunto: la calidad del servicio, el espacio, las vistas, la experiencia puede durar tres o cuatro horas, etc. Indudablemente, si el restaurante tiene jardines y vistas al mar son aspectos primordiales.

5.- La accesibilidad

Hay que valorar que el exterior y el interior del lugar elegido sea adecuado para cualquier tipo de persona. Los ancianos, la gente que va en silla de ruedas, los niños o personas que necesitan de la ayuda de bastones o muletas requieren de un entorno idóneo para que su movilidad sea perfecta.

 

6.- El parquin

Llegar al punto de encuentro ha de resultar cómodo para los asistentes, para lo que se necesita un parquin in situ o próximo al lugar de la celebración. No hay cosa más tediosa y que irrite que dar vueltas con el coche hasta que se encuentra un espacio libre. Por tanto, salir del trabajo e ir al restaurante sin esta preocupación en la mente es un aliciente positivo que evita que arruine el aire festivo.

7.- Elegir el atuendo

Uno de los momentos decisivos consiste en elegir las prendas más adecuadas para la ocasión. Las comidas de empresa son una mezcla entre reuniones de trabajo y fiesta para pasar un memento divertido. Por tal motivo, un consejo ideal sería el de elegir todos aquellos trajes, vestidos y complementos que sean discretos, elegantes y que no destaquen por su exuberancia o extravagancia.

 

8.- Inmortalizar el momento

Sin duda alguna, este tipo de reuniones son perfectas para  grabarlas en vídeo o en fotos. Por este motivo, un buen consejo sería el de contratar a un buen fotógrafo u operador de cámara para que la comida de empresa quede inmortalizada para el futuro.

9.- Temas tabú

Para que la conversación fluya con normalidad y sin altercados sería conveniente evitar tres temas principales que suelen suscitar controversia: política, religión y sexo.

 

10.- Diversión asegurada

Además de comer, los invitados pueden optar por realizar diferentes actividades amenas que aseguren una velada inolvidable. Además del típico juego del amigo invisible, también se puede optar por el ‘lipdub’, que consiste en grabar entre un grupo de personas una canción al mismo tiempo que se mueven los labios como si se estuviera cantando a modo de videoclip.